La alegría no es sólo brasileña

Sudáfrica 2010 ya forma parte del pasado y Brasil 2014 comienza asomarse en un horizonte que sin darnos cuenta, no será tan lejano.

Brasil ha sido la selección que más veces ha ganado una Copa del Mundo (Suecia ´58, Chile ´62, México ´70, EEUU ´94 y Japón/Corea 2002), pero nunca ha gritado campeón desde su tierra.

En 1950 estuvo muy cerca, Brasil hizo el mundial con un solo gran objetivo, ganarlo. Así fue como lo preparó… inclusive Jules Rimet, el Presidente de la FIFA tenía preparado su discurso en portugués y finalmente en un mal castellano le entregó la Copa a Obdulio Varela en una desorganizada ceremonial de entrega de premios.

En todos los años que duró la Segunda Guerra Mundial el Vicepresidente de la FIFA, el italiano Ottorino Barassi escondió la Copa Jules Rimet en una caja de zapatos debajo de la cama y así evitó que cayera en manos del ejército de ocupación. Alemania, Italia, Francia, Polonia, Inglaterra, Bélgica entre otros habían sido pulverizados producto de la Guerra. América por segunda vez era sede y sólo 13 países participaron en la justa (6 de Europa, 2 de Norteamérica y 5 de Sudamérica)

Grupo 1: Brasil, México, Yugoslavia y Suiza
Grupo 2: España, Inglaterra, Chile y Estados Unidos
Grupo 3: Suecia, Italia y Paraguay
Grupo 4: Bolivia y Uruguay

Brasil era una fiesta. 4-0 a México, 2-2 a Suiza y 2-0 a Yugoslavia. En la ronda final goleó a Suecia 7-1 y a España 6-1. El último partido era frente a Uruguay. Con un empate o triunfo, Brasil se aseguraba su primer título, pero aquel 16 de Julio de 1950 se escribió una de las gestas más inolvidables de la historia.

200.000 brasileños llenaron un Estadio Maracaná que aún olía a cemento fresco. Comenzado el segundo tiempo, Brasil ganaba 1-0 y todo era alegría. Pero el gran Obdulio Varela se puso al equipo “al hombro”, enfrío el partido con un reclamo y de alguna forma, esto permitió que Uruguay tomara un segundo aire y a los 66 minutos empató con intermedio de Juan Alberto Schiaffino. Faltando 11 minutos para que acaba el encuentro, ocurrió lo imposible, Alcides Ghiggia hizo callar el Maracaná. Con 83 años recuerda claramente el gol y el increíble silencio. Curiosamente es el único sobreviviente junto a su “víctima”, el arquero Aníbal Paz (actualmente enfermo) que fue “condenado” a cuidar por el resto de su vida esa cancha y especialmente el arco donde le hicieron el 2-1.

Antes de finalizar, un homenaje justo a los vencedores y vencidos recordando sus nombres:
Brasil: Barbosa, Friaca, Bigode, Chico, Ademir, Jair, Bauer, Augusto, Zizinho, Juvenal y Danilo Alvim. En la banca, Castilho, Noronha, Ely Do Amparo, Adaozinho, Nilton Santos, Maneca, Francisco Rodrigues, Baltazar, Alfredo II, Ruy, Nena y Flavio Costa, Entrenador.

Uruguay: Roque Maspoli, Oscar Miguez, Juan Schiaffino, Rubén Moran, Eusebio Tejera, Víctor Rodriguez Andrade, Matías González, Obdulio Varela, Alcides Ghiggia Julio Pérez, Schubert Gambetta. En la banca, Aníbal Paz, Juan Carlos González, Washington Ortuno, Julio César Britos, Héctor Vilches, Luis Rijo, Rodolfo Pini, Ernesto Vidal, William Martínez, Carlos Romero, Juan Burgueño y Juan López, Entrenador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: