Caído del Cielo

Iván Luis Zamorano Zamora forma parte de la galería más ilustre de los futbolistas de Chile. Verlo jugar con la pasión y lucha que le daba a su juego, resultaba conmovedor.

Zamorano nace en Santiago un 18 de Enero de 1967 y curiosamente nunca jugó en su primera etapa en Chile en alguno de los 3 clubes grandes (Colo – Colo, Universidad de Chile o Universidad Católica). Vistió las camisetas de Cobresal y Trasandino (actual Cobreandino) y dio el salto a Europa al FC. St. Gallen de Suiza.

Es en esta liga de menor jerarquía donde se lo conoce como “Iván El Terrible” por sus 37 goles en dos temporadas. Vicente Cantatore entrenaba el Sevilla y es este club español que le abre las puertas a una liga de primer nivel. Zamorano, con garra y un cabezaso prodigioso, se eleva a tal punto que el siempre poderoso Real Madrid se hace de sus servicios.

En el club “merengue” vive buenas y malas, pero imposible no recordar cuando Jorge Valdano lo relegó como el quinto extranjero del club y “Bam-Bam” Zamorano a fuerza de tesón y amor propio, le demostró en los entrenamientos y luego en cancha que su entrenador estaba profundamente equivocado.

Esta “anécdota” refleja lo que fue siempre Zamorano como jugador, de menos a más, con una voluntad de fierro y logrando lo imposible.

Su paso al Inter de Milán quizás no tuvo el brillo de antes, es más, tuvo que ceder la “9” por Ronaldo y pero se las ingenió siempre para estar presente, con su ya clásico 1+8 en la camiseta y sobretodo los 5 años que estuvo en el Inter, que es cosa de recordar la plantilla como se renovaba en aquellos años, la cual era prácticamente otra al momento de partir al América de México el 2001.

De a poco se fue extinguiendo la luz de Zamorano, hasta que llegó el momento de regresar a casa… a su Colo – Colo amado. Fue corto el paso por el “Cacique”, pero era una deuda que tenía consigo mismo, hasta que el 2003 baja el telón a 16 años brillantes de carrera.

La Selección

Un punto a parte merece su participación con el seleccionado de Chile. Además de transformarse en uno de los capitanes más significativos, marcó 34 goles (sólo superado por otro grande, Marcelo Salas) en 69 encuentros.

Si bien obtiene algunos logros más que importantes con “La Roja” (Medalla de Bronce y Goleador con 6 tantos en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 o tres instancias de Semifinales en la Copa América del ´87, ´91 y ´99), las clasificatorias jugadas para la Copa del Mundo de Francia ´98 fueron sencillamente notables, es aquí donde nace la mítica dupla Za-Sa e Iván Zamorano resulta goleador, sin contar además que su participación en el Mundial fue de alto vuelo, quizás, su única deuda pendiente fue haber marcado un gol mundialista, pero su rol protagónico fue incuestionable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: