Chile es Mundial (1 de 3)

El Mundial de Chile ´62 sigue siendo el hito deportivo y organizativo más importante de todos los tiempos para este largo y angosto país austral. Si bien es cierto que ha organizado dos Copas del Mundo para categorías menores (Mundial Sub-20 en 1987 y Sub-20 Femenino en el 2008) y también para otros deportes, es imposible no evocar la hazaña de realizar una Copa del Mundo en esos años, en un país sacudido con el más violento terremoto que se recuerde (Valdivia 1960) y con una infraestructura precaria.

Pero todo comenzó en muchos años antes, cuando los sueños descabellados de Ernesto Alvear de organizar una Copa del Mundo comenzaron a tomar forma. Se sumaron Carlos Dittborn y Juan Pinto Durán, un notable equipo de dirigentes que pasaron a la historia como los “Tres Mosqueteros”. Ellos transformaron en los hombres claves en conseguir la sede en desmedro de la Argentina.

Antes que finalizara el Congreso de la FIFA en Lisboa de 1956 y después de un emotivo discurso, Dittborn inmortalizó su célebre frase: “Porque no tenemos nada, queremos hacerlo todo”.

Chile ´62 era una realidad. Pero lamentablemente Carlos Dittborn no pudo ver el sueño de todo un país, debido a que faltando 32 días del inicio del torneo, fallece a los 38 años de un paro cardiaco.

Finalmente, el 30 de Mayo de 1962 se daba el puntapié inicial. Chile y Suiza se medían en el Grupo 2, que además integraban Italia y Alemania Federal en Santiago.

El Grupo 1 y con sede en Arica estaba compuesto por Unión Soviética, Yugoslavia, Colombia y Uruguay.

El Grupo 3 y con sede en Viña del Mar lo conformaban Brasil, Checoslovaquia, España y México.

Finalmente, el Grupo 4 y con sede en Rancagua lo componían Inglaterra, Hungría, Argentina y Bulgaria.

16 equipos lucharon por la Copa Jules Rimet durante 19 días. Casi 900.000 espectadores asistieron a los 32 partidos realizados, el cual contó con un promedio de 2,8 goles por partido.

Los invito a disfrutar en 3 capítulos de la magia de Garrincha (Brasil), la potencia goleadora de Leonel Sánchez (Chile), el despliegue de Dragoslav Sekularac (Yugolasvia), la efectividad de Florian Albert (Hungría), la leyenda de Lev Yashin (Unión Soviética) o la seguridad bajo los tres palos de Vilem Schroif (Checoslovaquia) o Milutin Soskic (Yugoslavia).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: